¿PIDES PERDÓN POR TODO? OCUPAR TU LUGAR EN EL MUNDO SIENDO PAS

Lo mismo eres de esas personas a las que cuando alguien les da (sin querer) por la calle, son ellas mismas las que acaban pidiendo perdón.

Y es que no te das ni cuenta.

Es muy posible que te suenen estas frases:

Perdona si te molesto (cuando no estás molestando, estás haciendo algo que tienes todo el derecho de hacer).

Perdona si te interrumpo (cuando no estás interrumpiendo, sino que estás ocupando tu espacio vital como hace el resto de gente).

Perdona, seguro que esto (o sea tu opinión sobre cualquier cosa) es una tontería…

Bueno, pedir perdón es uno de los gestos más maravillosos que podemos hacer los seres humanos.

Las PAS además somos gente que apreciamos mucho la buena educación.

Pero pedir perdón continuamente, es signo de que no te quieres, y de que te ves inferior al resto.

Así que para parar de pedir perdón hasta por respirar necesitas conocer qué factores te influyen para que como PAS tengas esta necesidad.

Aquí te resumo los más importantes y mis consejos como psicóloga PAS 😉


Tienes una gran capacidad de empatía: si a ti te hacen daño fácilmente, y tú no quieres herir a otros, es probable que ante la mínima señal que consideres que has podido molestar pidas perdón.

Secreto de psicóloga PAS: aunque te resulte difícil creerlo a la mayoría de la gente no le molestan tantas cosas ni tan intensamente como a ti .

No te gustan los conflictos: como PAS es lógico que no te gusten las situaciones donde intuyes que va a haber problemas. Ya sabemos cómo se nos pone el cuerpo de mal cuando el sistema nervioso cree que tenemos que “luchar”…

Si además tienes miedo a que te rechacen, a que te abandonen si pones límites, a que la relación cambie como consecuencia del conflicto…pues allá que irás a pedir perdón cuando no deberías.

Secreto de psicóloga PAS: para llevar una vida de la que estés orgullos@ es imprescindible que aprendas a HACER lo importante, aunque tengas emociones, sensaciones y pensamientos desagradables.

No confías en tu propio criterio, juicio e intuición: tu baja autoestima te hace creer que no eres tan capaz como los demás y que tu opinión es menos importante, al fin y al cabo, estás acostumbrad@ a que alguna gente no te tenga en cuenta porque eres demasiado sensible, exageras, te tomas las cosas a la tremenda…

Secreto de psicóloga PAS: tienes que aprender a medirte por tus propias reglas, a ser tu propia autoridad no comparándote con lo que hace la mayoría, porque funcionas un poco diferente y eso está bien.

Tienes una baja autoestima:  la baja autoestima entre otras cosas puede llevarte a pedir perdón por algo que has hecho, en un intento de obtener la aprobación de otros.

Por ejemplo, entregas un proyecto laboral y sin esperar a la opinión de nadie dices algo como “lo siento, seguro que no lo he hecho bien” para que otros que te digan que no te preocupes, que sí que lo has hecho bien.

Secreto de psicóloga PAS: si continuamente estás pidiendo perdón por adelantado por “hacer las cosas mal” los demás acaban adoptando esta creencia sobre ti, dando por hecho que eres una persona que se equivoca constantemente, ya que si tu mism@ lo dices tantas veces será porque es verdad…

Eres muy concienzud@ y atent@ a los detalles: tu sistema nervioso refinado hace que notes muchos detalles del ambiente en el que estás tanto para bien como para mal.

Así que es fácil, que, si además no manejas bien tu empatía, des por hecho que los otros perciben el mundo igual que tú, que están pendientes de ti, y que están tomando nota de todos tus fallos.

Secreto de psicóloga PAS: “los demás” están más pendientes de ellos mismos que de ti, eres tú quién está mirando con lupa cada uno de tus fallos.

Tienes “Complejo de Salvador”: si pones sobre tus hombros el peso de hacer feliz a todo el mundo y de no molestar, puedes sentirte culpable cada vez que no lo consigues y así pides perdón aún cuando tú no eres el responsable de velar por las necesidades de nadie.

Secreto de psicóloga PAS: como PAS es importante que aprendas que a veces, la gente se va a molestar contigo y que no pasa nada, que no hay que ir a solucionar, ni arreglar nada, ni tienes que ir a hacerte cargo de las emociones que está sintiendo el otro.

El querer hacer siempre las cosas correctas o perfectas:  siendo PAS el perfeccionismo te acompaña desde muy pequeñ@ pero resulta que nunca puedes ser todo lo perfect@ que tu mente te dice que seas.

Así que al medirte con este ideal mental siempre te parece que todo lo que haces es una basura que no estás a la altura…y pides perdón.

Secreto de psicóloga PAS:  Si eres esclav@ de tus expectativas altísimas e irreales siempre vas a estar insatisfech@, y nada de lo que hagas te va a parecer suficiente.

Bueno, y hasta aquí las principales razones, por las que pides perdón cuando no debes siendo PAS, y mis apuntes como psicóloga y PAS que se ha recuperado de tener que ir pidiendo perdón por todo.

Espero que te haya servido. Y si es así puedes compartir este artículo en tus Redes sociales o pasárselo a alguien a quién creas que le puede ayudar.

Te espero en los comentarios.😉

8 comentarios en “¿PIDES PERDÓN POR TODO? OCUPAR TU LUGAR EN EL MUNDO SIENDO PAS”

  1. Inma Sánchez

    Buenas.
    Cada artículo que leo tuyo, me siento más y más identificada. Y, sin lugar a dudas, con este me has descrito al milímetro. Así que gracias por, de alguna forma, hacerme sentir menos extraterrestre…jejeje.

    1. Hola Inma. Ni siquiera la gente que somos un poco diferentes como las PAS somos extraterrestres. Es que como no solemos compartir de verdad lo que nos pasa, porque ni nosotr@s lo sabemos y no tenemos otras personas que nos expliquen que nos pasa, pues nos sentimos sol@s y rar@s.

      un abrazo 😉

  2. Esther Vega Pérez

    Muchas gracias x tus consejos Maria me ayudan mucho a entenderme y poner conciencia en lo que hago para así poderme ver en mi totalidad.

  3. Hola me llamo Luisa. Tengo un niño de 9 años que pide perdón todo el tiempo. Hablo con el pero es un reflejo mío. Tengo que cambiar yo. No pido perdón todo el tiempo pero en el pasado lo he hecho. Soy altamente sensible y mis hijos también. Descubrí el rasgo hace años pero prefiero no etiquetarme y trabajarme como bien explicas en tu artículo, el cual, mee en ha ayudado a verlo reflejado en mi hijo. Muchas gracias y un abrazo

    1. Hola Luisa. Claro, los niños aprenden por imitación, no por lo que les decimos que hagan. Por eso es muy importante cuando un@ es PAS trabajarse cosas de la alta sensibilidad en si mismo, para que los hijos tengan un buen modelo a seguir.
      Un abrazo 😉

  4. Al leer el artículo , recordé cada una de las cosas que suelo expresar. Me imaginé cada uno de los escenarios que he vivido , tal como lo menciona en el artículo. Por un momento sentí que me había seguido y había tomado nota de como soy. Me siento descrita al tal punto que me he quedado atónita.
    ¡Me siento totalmente descrita!

    1. Hola Ángeles. Claro, es que al final lo seres humanos y las PAS en este caso somos más parecidas de lo que creemos. Lo que pasa es que nos sentimos sol@s porque no solemos compartir lo que nos pasa de verdad por dentro. Te mando un abrazo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *