2 de enero de 2022

¿La alta sensibilidad no existe y en realidad las PAS somos "personas traumatizadas"?

Desde hace un par de años más o menos, veo como "se está poniendo de moda" por así decirlo, la narrativa (peligrosa) de que la alta sensibilidad de por sí no existe sino que los que nos identificamos con ello es porque en realidad somos personas traumatizadas y producto de este trauma surge esa "alta sensibilidad".

Es cierto que el hecho de que la alta sensibilidad no esté incluida en ningún manual diagnóstico (porque entre otras cosas no es una patología) y porque aún no es conocida como se debe, nos dificulta las cosas a los que tenemos el rasgo.

Pero hay que tener cuidado de no confundir algunos signos de la alta sensibilidad con patologías o trastornos o síntomas de trauma.

Bueno, lo primero de todo, me gustaría empezar este artículo recordando el hecho de que la alta sensibilidad está reconocida desde hace años como un rasgo de personalidad por la APA o Asociación Americana de Psicología, que es una entidad seria y científica y que ha comprobado que hay evidencias más que suficientes de que el rasgo existe como tal.

Y lo segundo, me gustaría señalar que la psicología lleva años estudiando conceptos como el de la susceptibilidad diferencial, o las diferencias en la sensibilidad ambiental y en la activación cerebral, que muy resumidamente lo que vienen a decir es que hay personas que funcionamos diferente a la mayoría, sin ser esto ni de lejos algo patológico.

Bueno, el caso es que algunos profesionales de la salud (que no son PAS y que honestamente no han leído la numerosa investigación sobre el tema) afirman que la alta sensibilidad no existe y que simplemente somos personas traumatizadas.

Y que la alta sensibilidad no es más que una manera “políticamente correcta” de llamar a las personas traumatizas que no se quieren ver como tal y que ven mucho más bonito y amable “encajarse en la etiqueta de ser PAS”.

Esta narrativa no solo que no es cierta (y no es cierta porque lo opinemos unas cuantas PAS, sino porque hasta la fecha hay ya suficientes datos científicos que la invalidan) sino que puede ser muy dañina para algunas personas que sí que son altamente sensibles.

Efectivamente hay aspectos concretos de la alta sensibilidad que se pueden solapar o confundir con diferentes manifestaciones del trauma.

Pero en este artículo sobre todo me voy a centrar en las diferencias entre trauma y alta sensibilidad y más adelante en otro post hablaré del trauma en las Personas Altamente Sensibles.

Empezamos.

Las PAS NO somos personas traumatizadas que hemos cogido una etiqueta que "inventó" la doctora Aron y que utilizamos como excusa para no gestionar nuestro trauma o un sistema nervioso desregulado.

Sin embargo, sí que ocurre que hay personas que no son altamente sensibles (puesto que no tienen los cuatro pilares del rasgo) que se identifican solamente con aspectos muy concretos de la alta sensibilidad porque ésta les hace justificar algún problema que tienen en algún área de su vida y efectivamente prefieren pensar que son PAS a reconocer y gestionar sus traumas.

Otra cosa que ocurre, es que algunas personas que sí que son PAS, y que les es difícil reconocerlo (porque sí, a algunas PAS al principio nos cuesta aceptar que tenemos el rasgo, porque hemos intentado toda nuestra vida ser "normales" para sufrir menos y todo eso que ya sabemos) se acogen a esta narrativa de que en realidad son personas traumatizadas, lo que es peligroso, porque por ese camino aprenderán a patologizar su naturaleza, con las consecuencias nefastas que eso tiene.

Las personas que efectivamente somos altamente sensibles nos hemos visto y sentido unos "bichos raros" toda nuestra vida, y hemos intuido nuestra diferencia del resto de la gente aunque no supiésemos a qué achacarla, nos hemos sentido no entendidos, mal-entendidos, o alienados en una sociedad que parecía que no estaba hecha para nosotros (también hay que decir que una minoría de PAS han llevado esta diferencia desde siempre como algo bueno).

Y es que ser diferente no es igual a estar traumatizado y al revés, el trauma no te hace diferente.

A ver, el trauma sí que afecta al cerebro y al sistema nervioso y en ese sentido sí que te hace "diferente" a quién eras tu antes del trauma.

Y también hay que decir que las investigaciones sobre trauma muestran diferencias entre los cerebros y sistemas nerviosos de personas traumatizadas y personas que no lo están.

Pero la diferencia que tenemos las PAS con los que no tienen el rasgo es otra cosa; es un funcionamiento cerebral y del sistema nervioso ( con suficientes estudios a estas alturas que lo avalan) que nos hace tener unas particularidades que no tienen el 80% de la población.

Por cierto, esta diferencia en sensibilidades se ha comprobado que existe también en el mundo animal, donde al revés que en el mundo de los humanos, la diferencia sí se admite.

El caso es que las PAS nos sentimos diferentes, porque lo somos.

En los estudios hasta la fecha sobre trauma en ningún sitio aparece que las personas traumatizadas sean diferentes a la mayoría, ni se sientan desde bien pequeñas distintas, o “bichos raros”.


Por otra parte, algo básico que no se tiene en cuenta cuando se habla de que las PAS en realidad somos personas traumatizadas es el lado bueno de la alta sensibilidad.

Y es que la narrativa de que las PAS somos personas traumatizadas se centra solo en la parte negativa del rasgo.

Y el ser PAS es una moneda, con una cara un poco más mala (y que sí, que tiene semejanzas con algunos de los patrones de personas traumatizadas, en otro post entraré a ello) pero también tiene una cara buena, y muy bonita.

Las PAS podemos disfrutar de cosas pequeñas que pasan desapercibidas para la mayoría de la gente, deleitarnos hasta las lágrimas con el arte, o con la naturaleza, quedarnos absortos con la belleza de taaaaantas cosas, enamorarnos muy intensamente de personas o de ideas, quedarnos inmersos en un libro que nos apasiona o en nuestros múltiples intereses y un larguísimo etc.

En ningún estudio del trauma hasta la fecha se habla de que alguien cuando se traumatiza o como producto del trauma se vuelva una persona con una especie de hipersensibilidad hacia lo bueno o hacia lo bello o hacia los detalles y sutilezas hermosas.

Desgraciadamente, la cara de la moneda que se experimenta con el trauma es la otra: un sistema nervioso reactivo, pero reactivo a lo malo y a lo potencialmente peligroso, y no a lo malo y a lo bueno, como nos pasa a las PAS.

De hecho, en este sentido, las PAS podemos tener una especie de resaca emocional, como consecuencia de haber vivido experiencias buenas pero muy estimulantes como es el día de tu boda, o un acontecimiento positivo importante pero que nos activa mucho. Esto, repito, con el trauma de por sí, no pasa.

Es cierto, que hay algunas personas (muchas otras no, ojo) que tras haber pasado un trauma, lo procesan y sanan de una manera en la que aprenden a apreciar más la vida o son más agradecidos. Vale.

Pero esto es como digo, el producto del procesamiento del trauma, es algo aprendido. Es algo que ocurre a partir del punto en el tiempo donde ocurrió el trauma, no desde que somos bien pequeños ( como en el caso del rasgo).

Los que no son PAS no vienen “de fábrica” con un cerebro y un sistema nervioso configurado para ver las sutilezas (buenas y malas) y reactivo tanto a estímulos agradables como desagradables, como sí que venimos las PAS.

Algo también básico en este tema, es que para ser PAS hay que tener los cuatro pilares de la alta sensibilidad: procesamiento profundo de la información, intensa emocionalidad y empatía, sentidos más sensibles o desarrollados y tendencia a la sobreestimulación.

Las personas traumatizadas que no son PAS no tienen los 4 pilares, aunque pueden tener “síntomas” producto del trauma vivido, que son parecidos y confundidos con manifestaciones de alguno o varios de los pilares.

El procesamiento profundo de la información que se da en las PAS y la rumia típica que se da en muchas personas traumatizadas no es lo mismo aunque se parecen mucho (entraré a ello en el post del trauma en las PAS).

Pero repito, que este procesamiento también va en el sentido bueno o positivo y es solo UNA PARTE de la persona. Para ser PAS se necesitan los 4 pilares con sus cientos de manifestaciones.

Muchas Pas precisamente por este pilar del rasgo, por ser capaces de "pensar más allá" de ver donde otros no ven, son grandes solucionadoras de problemas, o artistas, o tienen trabajos donde ese procesar la información a nivel profundo se convierte en su ventaja.

Y repito, que ese pensar mucho, va también en el sentido bueno: las PAS podemos quedarnos absortas rememorando en nuestra cabeza experiencias buenas que hayamos vivido, mientras que en el trauma la rumia se centra solo en lo peligroso o negativo.

Además, la percepción del detalle y las sutilezas, que es tan característica del rasgo no es lo mismo que la hipervigilancia (a veces crónica) que se da en algunas personas debido a un sistema nervioso traumatizado (aunque las Pas podemos vivir en un estado de hipervigilancia continua también, claro, de eso hablaré en otro post).

Por otro lado, la emocionalidad de las PAS, repito, va en los dos sentidos, y también la tenemos para las cosas buenas.

Las cosas nos afectan para bien o para mal estemos traumatizados o no. Y además, entre las Pas que están traumatizadas y las que no, hay diferencias en como se expresan los 4 pilares.

El tema de la sobreestimulación y las sensibilidades sensoriales es el que veo que más se puede confundir (y se confunde) con un sistema nervioso traumatizado.

Pero, cuidado de nuevo, porque aunque haya semejanzas e intersecciones entre una y otra, no son lo mismo.

Las PAS no traumatizadas (que viven en esta sociedad con tanto estímulo y estrés) se sobre-estimulan y esta sobre-estimulación es producto de un sistema nervioso "refinado" y un cerebro al que le cuesta filtrar estímulos, no es producto de un trauma no sanado (aunque los signos y síntomas puedan ser parecidos, sobre todo cuando la persona altamente sensible no conoce su alta sensibilidad y vive en una situación de sobre-estimulación crónica).

Por otra parte, las personas traumatizadas y que no son PAS no tienen necesariamente una gran empatía, ni son más empáticos que la mayoría de gente.

Es cierto que algunas personas, en su procesamiento del trauma se vuelven más empáticas con el sufrimiento ajeno, pero esto, como digo, es fruto de su gestión del trauma, no es algo que traigan de fábrica como las PAS.

El tema de la empatía en las PAS por cierto es algo objetivo, puesto que se han hecho suficientes estudios con resonancias magnéticas donde se puede comprobar que a nivel cerebral a las PAS se nos activa el área de la empatía más que a otras personas que no tienen el rasgo.

Hasta la fecha no hay estudios de trauma donde se les haya hecho pruebas del cerebro a personas traumatizadas y todas muestren una activación mayor de zonas cerebrales que indiquen que su empatía se ha hecho más intensa a consecuencia del trauma vivido.

Otro punto importante en la narrativa de que la alta sensibilidad no existe o que es producto de un trauma es el hecho de que no admiten que haya niños y niñas altamente sensibles (NAS).

Y justifican este hecho, diciendo que los considerados NAS son en realidad niños y niñas traumatizados.

A ver. Ya hay suficiente investigación sobre el trauma que viven algunos bebés en la tripa de la madre, o en el parto o en los primeros momentos y meses de vida.

Y sí, ese trauma deja una impronta en el cerebro y el sistema nervioso, que entre otras cosas lo hace más reactivo , por lo que los niños con trauma pueden mostrar algunos signos externos que son muy parecidos a los NAS sin trauma.

Porque la alta sensibilidad, no lo olvidemos, tiene que ver entre otras cosas, con tener un sistema nervioso reactivo, o más reactivo a estímulos que el de la mayoría.

Y reactivo A TODO, lo repito porque es una de las claves para no confundir a una PAS con alguien traumatizado que no lo es.

Porque si esos niños no son altamente sensibles, por mucho trauma que hayan vivido en el embarazo, parto o infancia, no van a tener los 4 pilares de la alta sensibilidad y las tantas y tantas manifestaciones de estos.

Por ejemplo, los NAS que no han sufrido ningún trauma (las que lo han sufrido también, claro) ya presentan manifestaciones continuas de su alta sensibilidad desde muy pequeños: les pican las etiquetas o les molestan ciertos tejidos por la sensibilidad sensorial característica del rasgo, tienden a defender a los niños más desvalidos, porque ya desde pequeños muestran una necesidad de paliar las injusticias (algo típico en el rasgo también) o se plantean cuestiones trascendentales como la muerte o el concepto de infinito.

O son muy observadores, imaginativos, y creativos y un largo etcétera de manifestaciones propias de un niño o niña que tiene el rasgo.

Bueno, todos esos signos y manifestaciones que comento que tienen las NAS, un niño/a traumatizado/a, no los va a exhibir si no tiene el rasgo de la alta sensibilidad.

Aquí hago un pequeño paréntesis para decir, que por favor, POR FAVOR, no patologicemos a los niños altamente sensibles, porque así sí que van a tener una probabilidad alta de que acaben traumatizados, patologizados y mal-diagnosticados.

Y en este sentido, voy a poner un ejemplo de trauma que vivimos casi todas las PAS y que tiene que ver con la invalidación constante que experimentamos desde que somos pequeñas.

Esta invalidación viene del hecho, de que al funcionar diferente a la mayoría, cuando expresamos lo que sentimos, pensamos o percibimos, solemos toparnos con un mundo que nos dice que "somos demasiado sensibles", que nos lo tomamos todo a la tremenda o a personal, que no sabemos divertirnos, que no vamos a llegar a ningún sitio siendo así, etc.

Las personas con trauma que no son PAS no han vivido este tipo de invalidación, porque por mucho que estén traumatizados, neurológicamente funcionan igual que la mayoría de gente.

Por cierto, otra cosa importante es que tener un trauma no ha convertido nunca a nadie en "un intenso".

Las PAS somos todas personas intensas y de hecho esta intensidad es una de las partes de la alta sensibilidad que más nos cuesta manejar a nuestro favor en general y en las relaciones sociales en particular.

Normalmente tenemos problemas de diferencias de intensidades con el resto de gente, y sentimos que nos aburren las charlas superficiales y que necesitamos ir a los temas más en profundidad, por poner uno de tantos ejemplos.

Es cierto que algunas personas, como productos del trauma se vuelven más intensas pero solo en aspectos particulares de su vida. No tienen esta intensidad para todo, como las PAS.

Y también ocurre que alguna gente, como producto de la gestión de su trauma se vuelven, digamos, más "sabias", algunos de sus valores cambian y pueden priorizar aspectos que antes no priorizaban y sí, en cierto modo se vuelven personas más "profundas".

Pero esto no le ocurre ni mucho menos a todo el que tiene un trauma, y como digo, es consecuencia del procesamiento del mismo, no algo que ya te viene desde pequeño como a las PAS.

Otro punto más es que la alta sensibilidad es algo que se hereda, por lo tanto las PAS tenemos un progenitor (a veces los dos que son también altamente sensibles).

Está estudiado que el trauma también puede ser (aunque muchas veces no lo sea) heredado, y sí, por supuesto que hay herencia epigenética en los trastornos traumáticos.

Pero las PAS no somos una especie de estirpe milenaria que nos hemos ido pasando el trauma de generación en generación.

Para nada.

Y bueno, para ir resumiendo porque este tema es complejo...

Me gustaría recordar que desde el principio de los tiempos hay personas que les cuesta concebir que existan otros seres humanos que sean diferentes a ellos y a la mayoría.

La diferencia siempre se ha negado y patologizado, o incluso castigado, tanto por profesionales de la salud como por las instituciones, y por la población en general.

Pero afortunadamente, de un tiempo a esta parte se está investigando que sí, que las personas diferentes o neurodivergentes (que es el término científico más exacto que se está empezando a utilizar) existimos y siempre hemos existido y que hay justificaciones evolutivas para nuestra existencia.

No somos una aberración de la normalidad ni estamos "de sobra".

Y no, no son etiquetas ni diagnósticos (aunque cada uno lo puede tomar como quiera). Somos como somos, le pongamos nombre o no.

Lo que ocurre es que nombrarnos nos ayuda a definirnos, a hacer visible nuestra existencia, a reconciliarnos con nuestra diferencia ante nosotros y ante los demás, y sobre todo nos ayuda a sanarnos, a cuidarnos, a ACEPTARNOS, tanto si tenemos trauma como si no.

Así que para ir acabando por el momento, me gustaría recordar que el trauma es algo que puede ser sanado mientras que la alta sensibilidad es algo que no ha de ser sanado puesto que no es ningún trastorno ni patología, y por lo tanto requiere ser reconocido y manejado.

El trauma de por sí (por muy fuerte que este haya sido) no vuelve ni convierte a una persona que no es altamente sensible en una PAS, sino que lo vuelve más reactivo SOLAMENTE EN CIERTOS SENTIDOS.

El trauma es algo disfuncional que altera la vida de quien lo padece y la alta sensibilidad ( si bien no es fácil de gestionar en esta sociedad muchas veces )no es disfuncional ni repito, patológica.

Y por último, me gustaría aclarar, que de verdad, con este post no es mi intención señalar a nadie, por una parte, porque veo que desgraciadamente esta narrativa tan dañina se está poniendo de moda entre profesionales del trauma y entre algunos psicólogos (que honestamente, no se han informado sobre la alta sensibilidad) y por otra parte, porque mi objetivo es informar, divulgar y educar en la alta sensibilidad para prevenir precisamente que se nos patologice y por tanto que no se nos atienda como necesitamos.

Espero haber arrojado luz a este tema tan importante.

Si tenéis preguntas sobre este asunto, las resolveré en los comentarios o en otros post, ya me estoy preparando un artículo sobre el trauma en las personas altamente sensibles como he adelantado en este post ( y también estoy documentándome para escribir otro post que trate sobre el trauma en las PAS con altas capacidades).

Te espero en los comentarios 😉

PD: Me gustaría recordar que no solo en Google o en los buscadores de artículos científicos hay investigaciones sobre alta sensibilidad.

En las diversas asociaciones de PAS hay apartados con CIENTOS de artículos científicos recientes ( la mayoría en inglés, aunque cada vez más en español) que avalan la existencia de la alta sensibilidad como un tipo de diferencia neurológica y no como algo patológico.

#ladiferenciaNOesuntrastorno

Por cierto, mando mails semanales donde hablo de la alta sensibilidad y doy consejos prácticos y útiles, además de responder dudas de lectores. Si te quieres apuntar es aquí.

20 comentarios en “¿La alta sensibilidad no existe y en realidad las PAS somos "personas traumatizadas"?”

  1. Vaya ganas tienen algunos de invalidar a los demás y negar las realidades que no entienden. Ser PAS es muy duro muchas veces pero también es fuente de mucha alegría y origen de todas las cosas que más me gustan de mi misma. Tengo claro que no soy PAS por tener trauma aunque sí puedo tener un pelín de trauma por ser PAS en un mundo que no lo entiende!

    1. Totalmente de acuerdo Louise. Efectivamente el hecho de que nos nieguen nuestra existencia y el vivir en un mundo que no entiende la neurodiversidad sí que puede ser traumático. Gracias por comentar. un abrazo 😉

  2. Coincido contigo al 100%, hay psicólogos que parecen despreciar este atributo y tienen CVs impresionantes en algunos casos, en plan somatizas? toma antipsicoticos. Yo no tengo duda alguna porque yo lo he vivido desde que nací. Por otro lado, también me gustaría añadir mi opinión ignorante de PAS, que aunque Elaine Aaron diga que no tiene por que ser así yo intuyo que el PAS a causa de sus rasgos, en la mayoría de los casos arrastra otros problemas tipo ansiedad, depresión en mucha mas proporción de lo que da a entender en su libro. Tampoco creo que haya un 20% de PAS me parece demasiado e imposible. Puedo estar equivocado.

    1. Hola Pablo. Si, no es la alta sensibilidad en sí lo que crea problemas psicológicos, pero sí el hecho de que tengamos que vivir en un contexto que no nos entiende y patologiza y en el que es complicado satisfacer nuestras necesidades de estimulación y otras propias de ser PAS, es decir, el rasgo no es causa de trastornos pero sí hay correlación entre uno y otros.

      Y respecto a lo que dices del 20% es una estadística que está bastante estudiada, no es un dato aleatorio ni una estimación que ha hecho la doctora Aron. Yo que me dedico a esto, veo a PAS por todas partes ( no solo en consulta obviamente).
      un abrazo ,)

  3. Muchas gracias por el post María. Si no lo sientes de primera mano entiendo que es muy difícil de comprender y asimilar; a mí me pasa con la forma de ser de la mayoría.

    Me encanta el término neurodivergente en contraposición un poco a neurotípico.

    Y la resaca emocional buena que has mencionado. Cuando lo bueno de experiencias vividas se nos queda pegado para mucho tiempo, incluso para toda la vida,es algo increíble, como tantas otras cosas que tenemos.

    Muchas gracias y un abrazo para todos

    Natxo

  4. Vaya que te has lucido Maria, me ha dejado boquiabierta. Tus argumentos tienen solidez y lógica, te lo escribo porque he visto que el tema es polémico. En fin a mi, mi doctor me enfatizó que era hipersensible y ya, no había de otra. Así que compré un libro de una energista española y me salvó la vida (literal). Y bueno eso fue porque acá en México, se habla poco sino es que nada del tema y para rematar no he encontrado psicólogo en Pas, sino que les llaman "mentores" (así me dijeron que se llamaban en el grupo de fb que entré y que según es para apoyo pas). A mí también me molesta que nieguen nuestra existencia, porque no me imagino cuántas vidas se han perdido a causa de está necedad, y a la vez me preguntó. ¿Que puedo hacer yo para difundir el rasgo y que nos reconozcan?

    1. Hola Yasmin. Gracias por tu comentario. Has tocado además un punto importante y gravísimo como es el de las vidas perdidas a causa de todo el sufrimiento vivido en parte a causa de una sociedad que niega y patologiza nuestra existencia. un fuerte abrazo 😉

  5. Gracias María. En esta sociedad narcisista del "yo puedo pero tú no" nos estamos dividiendo. La naturaleza es tan sabia que los PAS/AC nos podemos autocurar (tampoco puedo generalizar que todos, se que depende de la etapa de vida y de otros factores) pero incluso en eso, se nos asigna que "florecemos tarde" porque seguimos en esos parámetros de lo "normal" y quizá en buscar nuestro lugar nos integramos a esa misma exclusión como una especie de círculo vicioso.
    No nos queda más que abrirnos espacios para la diversidad tanto en la práctica como en la difusión de información. Abrazo y me alegro mucho de coincidir en éste.

  6. Totalmente de acuerdo, de hecho yo no me considero persona traumatizada y si PAS. Mi vida transcurrió siempre entre el intento de encajar y encontrar mi sitio, en el sentirme diferente desde bien pequeña, y aunque me "pasaron cosas", supongo que como a todos, las fui gestionando como pude, algunas gracias a mi empatía, hasta que todo "encajó" cuando entendí que soy PAS.
    Supongo que esta confusión también se debe a que algunas personas con traumas, con ansiedad o con depresión en un intento, como bien dices, de justificarse o buscar una solución a su problema se identifican como PAS, pero es evidente que muchas no lo son, o al menos es la impresión que tengo.
    También me he topado con personas que rechazan el término porque rechazan cualquier etiqueta, y puedo estar de acuerdo en que las etiquetas muchas veces no son buenas, pero para mi PAS no es una etiqueta, es una descripción y que a mi, particularmente, me ha ayudado a comprenderme y aceptarme.
    En fin, como siempre pienso, el miedo viene de la ignorancia y de ahí el rechazo.
    Un beso, María

  7. Hola Maria,
    Escribo para apoyar tu post, no me creo que haya profesionales que nieguen el rasgo. Hay evidencias científicas de ello y no sólo en la especie humana. Los que se niegan a cambiar sus paradigmas por los avances científicos tienen mentes poco flexibles y esto no ayuda al avance de nuestra sociedad. Un saludo y sigue adelante con tu magnífico trabajo

    1. Hola Paloma, muchas gracias por pasarte a dejar tu comentario.
      Tu lo has explicado perfectamente; con personas a las que no les cabe en la cabeza que existamos personas diferentes a la mayoría, la sociedad no avanza.
      un abrazo ;))

  8. Hola. Es cierto, yo he visto, tristemente, videos de un psiquiatra famoso (I. Piñuel) que niega el rasgo PAS y nos tacha de «traumatizados». Me ha decepcionado mucho.
    Gracias por tu trabajo!!
    Un saludo.

    1. Hola Cristina. Si, para mi el problema no es tanto el que los profesionales que no son PAS no sepan de la alta sensibilidad ( porque al fin y al cabo no es una patología y por tanto no lo estudiamos en la carrera) sino que hablen sin informarse.

      Pero también lo importante es que las PAS sepamos lo que hay y aprendamos a protegernos en un sistema que niega nuestra existencia como tal.
      Muchas gracias por comentar. un abrazo 😉

Responder a Louise Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿NO ESTÁS CONTENT@ EN TU TRABAJO?

No acabas de encontrar tu vocación
No encajas con tus compañeros.
El estrés laboral te sobrepasa.
Cambias a menudo de trabajo

Descárgate mi AUDIO-GUÍA y descubre las claves para estar bien en el trabajo siendo PAS

María Gómez Psicología

Psicología para personas altamente sensibles y con altas capacidades
mariagomezpsicologia@gmail.com
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram