4 de diciembre de 2020

Las dos caras de ser altamente sensible y tener altas capacidades

Aquí soy extranjero porque nadie me entiende.

Ovidio

Ser PAS con altas capacidades, mirado desde fuera parece mucho más fácil de lo que es en realidad.

Al fin y al cabo, la creencia generalizada es que ser superdotad@ es ser “normal” pero con un cociente intelectual más alto que el resto, con lo que se asume que todo es más fácil.

La gente cree que tienes un supertalento y las cosas te salen sin demasiado esfuerzo.

Pero no. Las PAS superdotadas que son así, son más las excepciones me temo.

Tener alta sensibilidad y altas capacidades es una mezcla potente que no siempre es fácil de manejar y muchas veces no es un camino de rosas para nada.

Sobre todo cuando no sabes ni que eres así, o lo sabes pero no has aprendido qué hacer con todo eso que llevas dentro.

Porque tener altas capacidades es tener una mente que va tan rápido y tiene tantos estímulos que hace que te disperses muy fácilmente, y que te resulte realmente difícil concentrarte.

Es que te cueste ser constante con algo importante porque te distraes con cualquier cosa. Porque cuando le sacas el jugo a algo que te interesa lo dejas y pasas a otro tema.

Y también ser PAS con AACC es que te moleste mucho el ruido que otros ni perciben y los olores y determinados tejidos y telas. Es que te sientas invadido sensorialmente con facilidad.

Y es mucha confusión. Es sentirte perdid@ en un mundo donde no encajas y donde no encuentras un lugar para ti.

Y es una búsqueda incansable hasta lograr encontrarte.

Es cuidarte mucho de no destacar demasiado, porque la sociedad premia a los que destacan, pero si siguen estando dentro de unos parámetros donde no atenten demasiado contra lo establecido.

Las AACC también son estudiar muchas cosas o tener no sé cuantos trabajos a lo largo de tu vida, para acabar sintiéndote un/a inútil, y viendo que no encuentras tu sitio como parece que sí ha hecho el resto de gente que ha seguido un camino más o menos marcado.

O es tener un trabajo que está bien, mirado desde fuera, pero en el que tu sientes que no acabas de encajar.

Es la lucha eterna contra un sistema que siempre se te antoja absurdo y superficial.

Y es preguntarte constantemente si habrá un sitio para ti en este mundo donde te has resignado a sentirte extranjero.

Es sentir una soledad existencial que siempre está ahí como un eco sordo, desde que eres pequeñ@. Es tener dificultad para encontrar a otr@s como tú.

Es ver que casi nadie habla tu idioma aunque tú sí que puedes hablar el idioma de los demás.

Es aburrirte desde siempre, aburrirte, aburrirte.

Es tener que vivir en un mundo que va dolorosamente lento para una persona con una mente excepcionalmente rápida.

Es sentirte no valorad@ a veces, porque la sociedad tiende a premiar a aquell@s que mantienen el status quo y no sobresalen demasiado con ideas que amenazan con cambiar lo establecido.

Las AACC son también, ser el blanco de críticas y alguna que otra envidia allá donde vayas, incluso si no abres mucho la boca y preferirías pasar desapercibid@.

Tan solo porque destacas. Incluso si odias destacar. Incluso si tú mism@ no te ves para nada que destaques.

Y es también empezar a “editarte” a ti mism@ desde la adolescencia, porque si dices lo que ves, o piensas, puedes tener problemas y aparte de tener altas capacidades eres también altamente sensible, así que sufres y se te altera un montón el sistema nervioso con los enfrentamientos.

Y es callarse mucho y no saber bien que hacer con todo eso que callas.

Es que explote de manera destructiva a veces, es que se vuelva en tu contra.

Es tener las soluciones para muchos de los problemas de los demás, pero no encontrar a casi nadie que pueda darte soluciones a los tuyos o soluciones de una profundidad que a ti te encajen.

Es despertar suspicacias en los demás que ven reflejado en ti sus propias inseguridades.

Es no creerte tan list@ como realmente eres. Es tener dudas constantes sobre ti mism@.

Tener AACC es también que la gente piense que como eres tan list@ no puedes equivocarte en prácticamente nada, que todo te sale fácil y cualquier cosa que hagas, la tienes que hacer poco menos que perfecta. Es una exigencia externa e interna casi constante.

Y también las AACC pueden ser, un día, descubrir que todo lo anterior era parte de tu camino, es encontrar por fin tu sitio y comprender que todo tenía sentido.

Es querer llegar a lo profundo de las cosas, a las verdades, es no quedarse en mentiras superficiales, ni verdades a medias que a ti no te sirven.

Y por esto mismo, a veces encontrarlas.

Encontrar respuestas, encontrar tus verdades.

Y también es ver mucha mucha belleza, en muchas cosas, en el mundo, en la gente, en ti mismo cuando realmente te ves cómo eres.

Y también es ser capaz de ser muy agradecid@ y apreciar mucho la vida, precisamente porque sientes de cerca su fragilidad y lo efímero que es tu paso por la tierra.

Y es deleitarte con la música, con el arte, con la naturaleza.

Es disfrutar mucho y disfrutar de muchas cosas, que de tan pequeñas que son pasan inadvertidas al resto de gente. Es ser capaz de ver lo extraordinario en lo ordinario.

Y es poder tener relaciones profundas y verdaderas.  

Una vez que te has encontrado a ti mismo, claro. Es poder reflejarte en los ojos de otro, de unos pocos. Es empezar a dejar de sentirte un extranjero de la raza humana.

Y es aprender siempre. Aprender, aprender. Y evolucionar. E ir quitándote capas hasta llegar a tu yo auténtico.

Es vivir varias vidas en una. Es un continuo renovarse. Es ser una especie de ave fénix que se levanta sobre sus cenizas una y otra vez más majestuoso y sabio en cada renacimiento.

Y es aprender a centrarte, a comprometerte con un puñado de cosas importantes para ti y ver que no eres tan inútil como pensabas sino que estabas esforzándote en las cosas equivocadas.  

Y es aprender a ser fiel a ti mism@ sin importar que a veces los demás te vean como un raro,  o una excéntrica porque lo eres, y no pasa nada.

Porque sabes que por fin has encontrado tu sitio y estás dispuesto a ocuparlo como mereces.

Pd: Si compartes tu experiencia en los comentarios puedes ayudar a otros que se sientan como tú.

Pd: Si eres pas o pas con altas capacidades y necesitas que te eche una mano, estoy a un mail de distancia.

Por cierto, mando mails semanales donde hablo de la alta sensibilidad y doy consejos prácticos y útiles, además de responder dudas de lectores. Si te quieres apuntar es aquí.

8 comentarios en “Las dos caras de ser altamente sensible y tener altas capacidades”

  1. Así me he sentido desde que me acuerdo, extranjera en mi mundo. Un sin vivir, miles de preguntas, intentar bajar revoluciones y adaptarte a un tiempo lento.
    Y después de casi 50 años alguien me dice que soy PAS con altas capacidades y todo empieza a encajar pero tal vez es demasiado tarde y siento estar entre dos aguas sin apenas saber nadar en una.

    1. Claro, Ana, somos como extranjeros hasta que no entendemos de verdad quién somos y que también tenemos nuestro sitio en este mundo. Nunca es tarde para conocerte y ocupar tu sitio en el mundo, de verdad.
      Gracias por tu aporte. Te mando un fuerte abrazo 😉

  2. Acabo de leer el artículo y se ha descrito a mi hijo de 14 años. Me gustaría asesoramiento para poder ayudarlo porque como padres estamos desbordados. Emocionalmente tiene muchos picos y nos preocupa. Como no cuenta nada , todo se lo guarda pues nos es difícil ayudarlo y nosotros psicológicamente estamos cansados y sufrimos de verlo así.

    1. Hola Nadia.
      Es muy común la situación que describes en adolescentes con alta capacidad.
      Es importante que para poder ayudarlo bien tengamos en cuenta su alta sensibilidad más las altas capacidades.
      Ya te he mandado un mail que hablemos mejor por ahí.
      Gracias.
      un abrazo 😉

  3. Cada línea de este blog me ha descrito y descifrado, he pasado por la oscuridad mas densa de mi misma y por el valle mas claro de mi ser, es hermoso descubrirse en las palabras de otra persona y saber que el sitio donde estoy ahors no es mi estancia permanente, estoy en constante conocimiento de porqué soy como soy y el propósito de ello. Con sinceridad puedo decir que toda mi vida he estdo convencida que lo que soy no es malo y aunque muchas voces me han querido poner la etiqueta de "fracaso", no corresponde. Es hermoso leer estas líneas y saber que aún hay más. Gracias por tus aportes no solo a la Psicología sino a las vidas que al igual que yo, están en esta jornada. Abrazos.

  4. Me he sentido muy identificada. A todo lo que describes suma una infancia terrible y traumática, con una madre maltratadora (maltrato psicológico) que me odiaba, a pesar del amor que yo le tenía pero que no me dejaba demostrarle.
    Mi propia madre siempre sintió celos de mí, a pesar de esforzarme en ocultar mis atributos.
    A eso suma abusos sexuales perpetrados por parte de su padre (el abuelo, monstruo al que yo nunca consideré nada mío) hacia mi persona. Abusos consentidos y tapados por ella misma.
    A pesar de todo el sufrimiento, creo que tener AACC me ayudó a sobrevivir. AACC negadas por mi propia familia, y que nunca salieron en ningún test porque ya me encargaba yo de no hacerlos bien, mi madre me hubiese odiado más y me habría hecho aún más daño. Durante años las palabras que me dirigieron mis padres fueron “tonta” o “torpe”.
    Lo único bueno es que mi relación con ellos es escasa. Vivo muy lejos de ellos y así seguiré.
    Gracias por tu blog.

    1. Hola Ana, lo que dices de que te consideren tonta o torpe es una experiencia muy común que tenemos muchas personas con aacc. El pasar por situaciones traumáticas nos afecta más que al resto pero también en general somos personas muy fuertes que sobrevivimos a muchas cosas. Gracias por comentar. Te mando un fuerte abrazo ;))

Comparte tu experiencia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿NO ESTÁS CONTENT@ EN TU TRABAJO?

No acabas de encontrar tu vocación
No encajas con tus compañeros.
El estrés laboral te sobrepasa.
Cambias a menudo de trabajo

Descárgate mi AUDIO-GUÍA y descubre las claves para estar bien en el trabajo siendo PAS

María Gómez Psicología

Psicología para personas altamente sensibles y con altas capacidades
mariagomezpsicologia@gmail.com
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram