15 Pasos para vivir bien siendo altamente sensibles

  Si quieres cambiar tu mundo, debes empezar a cultivar buenos hábitos. Mina Tadros

Para vivir bien como persona altamente sensible es muy importante que seas consciente de cuales son tus necesidades, y que seas tú mismo el responsable de tu autocuidado.

En un mundo que funciona diferente, no es realista esperar que sean el resto de personas quienes nos tienen que entender y quienes tienen que velar por nuestras necesidades. Para hacerte responsable de tu auto cuidado como PAS te propongo a continuación pequeñas cosas que puedes ir introduciendo en tu vida:

  • Empieza a redefinir que es para ti la sensibilidad: hasta ahora que empiezas a conocer el rasgo, el concepto de sensibilidad es el que te ha inculcado la sociedad, y es un concepto con connotaciones negativas. Ya que sabes que la sensibilidad no es algo malo puedes empezar a replantearte que significa exactamente para ti ser altamente sensible, que cosas buenas te aporta, que cosas buenas aportas tú al mundo con esta manera de ser.
  • Aprende a participar en el mundo a tu manera: el que necesites por ejemplo, más tiempo de descanso y que funciones a un ritmo diferente al de la mayoría no quiere decir que te pase nada malo o que tengas que retirarte del mundo. Recuerda que la alta sensibilidad es un tipo de neuro diversidad, es decir, una manera un poco diferente de funcionar de nuestro cerebro y sistema nervioso de la mayoría de gente. Por lo tanto no tienes ni que esconderte ni avergonzarte de ser así. Tienes que conocer bien el rasgo en su totalidad para que puedas aprovechar tu vida.
  • Limitar el tiempo que pasas con personas que te agotan, que solo te quieren para contarte penas, o que no respetan tu manera de ser: aprende a poner límites, no ir a rescatar a nadie, aprender a separar las emociones tuyas de las del otro, no ir a dar tu ayuda si no te la han pedido, a decir que no, a conocer tus propias necesidades y a expresarlas
  • Reduce una fuente de estrés aprendiendo a gestionar el tiempo que pasas con dispositivos electrónicos: internet es una herramienta estupenda que nos pone millones de estímulos a un solo click. Como PAS es muy importante que aprendas a ser selectivo con las cosas que consumes en internet, plantéate si son contenidos que te aportan cosas buenas o por el contrario te estresan más o incluso te sobreestimulan. Para no añadir estimulos extra, no tengas varias ventanas abiertas al mismo tiempo, e incluso limita el tiempo que pasas con el móvil o el ordenador.
  • Hacer ejercicio físico: el movimiento o el ejercicio físico nos ayuda a bajar de la mente, a relajarnos y a conectar con nuestro cuerpo. practica algún tipo de actividad diaria, aunque sea media hora andando
  • Acude a un terapeuta especializado en el rasgo: la mayoría de psicólogos no conocen ni entienden bien que es la alta sensibilidad por mucho que tú trates de explicárselo, porque el ser PAS no es una patología así que ni se estudia en la carrera ni ningún terapeuta tiene por qué saber del tema. Pero irónicamente, si eres PAS, TODO tu mundo, tus problemas y tu vida están tocadas por la alta sensibilidad, así que si no se tiene en cuenta este factor te va a ser difícil que encuentres las respuestas y soluciones que buscas.
  • Planea una rutina de actividades de autocuidado diarias: por ejemplo, puedes levantarte cinco minutos antes de lo habitual y hacer unos minutos de respiración o meditación. O en un descanso del trabajo puedes ir a dar un paseo tu solo mientras practicas un poco de atención plena a tu respiración.
  • Practica algún tipo de actividad artística o creativa: una muy buena manera para expresar ese gran mundo interior que tienes es practicar algún tipo de actividad creativa. Date permiso para hacer algo artístico sin necesidad de tener que hacerlo perfecto ni de manera profesional, o mostrárselo a alguien. Hazlo simplemente por el placer de hacerlo y de expresarte. Puedes dibujar o colorear, o escribir un diario, o cantar o tocar algún instrumento, etc
  • Acude a la naturaleza en la medida que te sea posible: la naturaleza nos da un espacio estupendo donde podemos descomprimirnos de todos los estímulos diarios y conectar con nosotros mismos. Los entornos naturales son uno de los principales sitios donde puede aprovechar todo lo bueno que trae el rasgo. Practica mindfulness, respira y párate a mirar los colores del cielo, de los árboles.
  • Contacta con otras personas altamente sensibles: apúntate a alguno de los grupos o asociaciones PAS de tu ciudad y empieza a ir a actividades para conocer a otras personas como tú.  Participa en grupos de PAS en Facebook u otras plataformas y comparte experiencias. El saber que muchos otros han pasado cosas parecidas a tí, que se han sentido como tú, y que ven el mundo de manera muy parecida va a ser muy enriquecedor.
  • Pásate al minimalismo: en la medida que puedas intenta tener las menos cosas posibles a la vista, ten la casa, tu despacho, tu habitación ordenadas y organizadas, utiliza aplicaciones para tener las cosas ordenadas
  • Duerme lo suficiente: se han hecho ya estudios que indican que las personas altamente sensibles tenemos más necesidad de sueño. Tener unos buenos hábitos de sueño es imprescindible para nuestra salud. Instaura tu propia rutina de sueño: ve a dormir siempre a la misma hora, en un ambiente lo más tranquilo y silencioso posible, desconecta los dispositivos electrónicos un buen rato antes de irte a dormir, lee un poco o haz meditación antes de dormir
  • Resérvate ratos a solas contigo mismo a lo largo del día: como PAS necesitamos de la soledad. Aprende a darte momentos donde puedas estar solo: como cinco minutos en la pausa del trabajo, o salir a caminar, o en un ambiente donde haya mucha gente, o mucha estimulación sal cinco minutos a tomar el aire.
  • Aprende a tener un equilibrio entre el tiempo que pasas a solas y con otros: como nos resulta fácil sobreestimularnos podemos pasar al extremo de no relacionarnos con nadie. Este es un equilibrio que lo tienes que ir viendo tu. Es tan importante tener tus momentos de estar solo como el estar con gente, y gente especialmente que te aporte cosas buenas y que respete tu alta sensibilidad.
  • Lleva un diario de agradecimiento por todo lo bueno que te trae el rasgo de la alta sensibilidad: Estamos acostumbrados a vivir nuestra alta sensibilidad como una carga, como algo que parece que solo nos trae consecuencias negativas, como algo desagradable con lo que no tenemos más remedio que lidiar. Para comprender bien el rasgo necesitas entenderlo en su globalidad, y empezar a apreciar todo lo que bueno que te da y que lo das por hecho.

Y tú, ¿ qué otras rutinas técnicas de autocuidado haces para cuidar de tu Alta Sensibilidad?

Te espero en los comentarios 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *